• Grey Vimeo Icon
  • Grey Facebook Icon
  • Grey Twitter Icon
  • Grey YouTube Icon
  • Grey Instagram Icon

© 2017 Apu Editorial: www.apueditorial.com

REPRESENTATION
01

Rescate y esperanza

Una generación masacrada y otra que renace

"Lo primero que encuentran los forenses es el casquillo de un proyectil que lleva grabado en la superficie “FAME 77” (Fábrica de Armas y Municiones del Ejército). Tres horas después, bajo 15 centímetros de tierra, descubren el esqueleto de un bebé próximo a los 3 años. Su pequeño esqueleto aún conserva la chompa roja que vestía cuando respiró por última vez en 1986, año que los sobrevivientes afirman ocurrió la matanza en esta zona conocida como Suyrurupampa", así empieza la crónica que contextualiza el primer capítulo fotográfico de este libro.

Durante 14 días el autor del libro fue testigo de las exhumaciones realizadas por los forenses del Ministerio Público, en el distrito de Chungui, Ayacucho.

"Me encuentro en Chungui, un distrito de la provincia de La Mar, en la región Ayacucho, donde murieron 1.384 personas entre 1983-1994, todos victimados por Sendero Luminoso, Comités campesinos de Autodefensa o militares y policías, según los cálculos del Ministerio Público. Me he sumado, como periodista, a la expedición forense más ambiciosa desarrollada en Perú y que revela, en Chungui, el rostro más horrendo de la violencia política", agrega Miguel Mejía Castro, quien fotografió y el rescate de los cuerpos de personas asesinadas por miembros de las Fuerzas Armadas del Perú. Todo este proceso y el testimonio de los sobrevivientes, quienes asistieron al lugar, forman parte de esta obra.

Luego del trabajo forense Mejía capturó con su lente la vida cotidiana de las comunidades andinas de Ayacucho: las mujeres arreando sus animales de granja, los hombre cortando la leña y cosechando las papas y los niños en la escuela, jugando y riendo luego sobre la hierba. Terminando este capítulo con un halo esperanzador: una generación que vive en paz.

 
 
 
03

El dolor del retorno

El reencuentro con las víctimas es un segundo adiós.

Los restos oseos de 65 hombres, mujeres y niños asesinados entre 1984 y 1991 por terroristas e inescrupulosos militares y policías, fueron entregados a sus familiares por el Equipo Forense Especializado, en la ciudad de Huamanga. La madera de los ataúdes pintada de blanco resplandecía con el fuerte sol de la mañana,  como las lágrimas que dejaban caer los parientes que llegaron a la capital de la región, desde 25 comunidades de las serranías de Ayacucho. La tristeza que los embargaba era tan intensa que parecía que las víctimas hubieran muerto ayer y no hace más de dos  décadas...

Antes de ascender hasta a la escuela de Ccano, Carlos Chávez Tumaylla debe dar unos últimos pasos sobre seis piedras incrustadas en la ladera de un cerro. Todos los días llega aquí sin problemas para estudiar el cuarto grado de primaria, pero una mañana reciente le cuesta subir las gradas porque ayuda en un trabajo especial. Esta vez no carga su mochila con cuadernos, sino una caja de cartón con los huesos de Basilia Yulgo Lapa, vecina del pueblo asesinada a tiros en 1991 por miembros de Sendero Luminoso junto a otras 39 personas en la iglesia evangélica local. En un aula, un miembro del Equipo Forense Especializado recibe la caja y la coloca junto a otras similares.

02

El exhumador de los Andes

Un hombre entregado a un oficio escalofriante y sensible a la vez

Dannal Aramburú Venegas es miembro del Equipo Forense Especializado (EFE), un grupo élite del Ministerio Público de Perú, que desde el 2003 tiene la labor de exhumar los cuerpos de las víctimas ejecutadas por militares y terroristas entre los años 1980 y 2000, un periodo denominado de violencia política.

El fotoperiodista siguió de cerca a este personaje en dos escenarios diferentes durante las labores de exhumación en Chungui el 2013 y durante la entrega de 65 restos oseos de víctimas el 2014, en la ciudad de Huamanga. El autor reveló en este capítulo, con un estilo de fotoreportaje, el denodado esfuerzo de este profesional y su sensibilidad frente a estos eventos dramáticos.

Este arqueólogo forense de 35 años de edad, ha desenterrado un aproximado de 600 cuerpos en los cinco años que lleva laborando en el EFE, un denodado trabajo realizado en seis regiones del país.

En noviembre de 2013 el especialista participó activamente en la expedición forense más ambiciosa realizada en Perú.

 

Las exhumaciones se realizaron en Chungui, es un distrito casi inaccesible de la región andina de Ayacucho, clavado en las montañas de la sierra central del país. Este lugar es calificado por las autoridades como el escenario donde  se desarrolló la violencia “más devastadora de todo el país”.

 

En 14 días de trabajo en campo y luchando contra el tiempo, Dannal Aramburú desenterró con sus herramientas y manos alrededor de 35 osamentas, trabajando incansablemente desde las primeras horas del día hasta el final del  atardecer.

El equipo en total intervino 19 fosas clandestinas que datan de hace 30 años. Aquí se hallaron 56 víctimas: 26 menores, 18 mujeres, 6 hombres y 6 adultos de sexo indeterminado...

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now